7 de octubre de 2007

...Por la voz de nuestra lóbrega existencia



Si nuestros demonios nos dieran la misma inspiración que a este ser le brindaron los suyos, no dejaría de suplicar que un millón de cuervos volaran y oscurecieran la luz del sol por el resto de nuestros días...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario