18 de noviembre de 2006

Un Paseo por la Ley de Convivencia

Pues si, hace ya una semana en el DF se dio lo que probablemente se el último momento de tolerancia y equidad por parte de una instancia de gobierno antes del oscurantismo venidero: se dio la aprobación en lo general de la Ley de Sociedades de Convivencia, la cual prevé el reconocimiento jurídico de las uniones entre personas de diferente o mismo sexo, y esta semana, Papá Pituf, err... digo, el jefe de gobierno del DFectuoso Alejandro Encinas, la dejó correr.

Por supesto ante la coyuntura gubernamental que rige nuestras sendas hacia el cercano sexenio medieval, existen grupos y personas que aullan hasta el hartazgo su espanto y desaprobación hacia semejante y atroz barbaridad. Tachan a la mencionada ley de estar a favor de las personas gays (el ultimo adjetivo, es el más decente que se les oye decir a sus dogmáticos y aculturados detractores) y en fomento de la homsexualidad.

Sin emabrgo mi querid@ lector(a), si usted es parte de aquell@s que taciturnean y huyen despavorid@s ante la presencia de cualquier prófugo del clóset, no se me estremezca tan rápido:

Entérese primero que dicha ley establece y define que la "Sociedad en Convivencia" se entenderá como El acto jurídico que realicen dos personas ante las direcciones generales jurídicas de las delegaciones para establecer un hogar común con voluntad de permanencia y ayuda mutua. En otras palabras, despreocúpese, usted puede gozar de los beneficios de esta ley sin andar de jocos@ con su roomate, Pues si bien es cierto que una gran parte (ni siquiera me atrevería a decir que la mayoría) de los beneficiados son homosexuales, también existen algunos que le siguen atorando con los de distinto sexo y que se ven dentro del grupo benefactor.

Por poner sólo un un ejemplo: si alguien vive con otra persona de su mismo sexo, ésta última ya puede verse beneficiada en caso de que la primera muera. Porque antes, ni a la ambulancia se podian subir... anteriormente, la ley no daba ningún beneficio a aquellos que no estaban relacionados por matrimonio o lazo sanguíneo y no habá forma de tener derechos.

México es un país donde el 10% de los hogares están integrados bajo las características anteriores. En una nación de pocos proyectos de apoyo a la tercera edad y donde la vejéz es sinónimo de desprecio, discriminación y abandono, mucha gente que se encuentra sola hacia el final de su vida decide mudarse con otras personas en su misma situación.

El día de la aprobación: a dos de tres caídas.

Pero, bueno, no me crean, mejor échenle un ojo a los siguientes puntos relativos a esta ley que me encontré un día echando la web@:

1.- Hace cinco años se presentó la primera iniciativa de ley muy parecida a la propuesta actual. la Ley de Sociedades en Convivencia se ha dictaminado en comisiones cuatro veces -todas a favor-, pero en ninguna se había logrado su ratificación ante el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

2.- Se contempla el reconocimiento de la unión jurídica entre personas de diferente o del mismo sexo, mayores de edad, que deseen establecer un hogar común, con voluntad de permanencia y ayuda mutua.

3.- Se busca atender realidades sociales no reconocidas ni tuteladas por el Estado; además, no se pretende transgredir las formas de convivencia existentes.

4.- Esta propuesta está respaldada abiertamente por el PT, Convergencia, Alternativa y el PRD.

5.- Deja fuera la posibilidad de que los "convivientes" adopten y no equipara a la sociedad en convivencia con el matrimonio. (aquí creo que NO debería limitarse, pero ya profundizaré en este punto en un post futuro, N. del B. del B.)

6.- De los 26.6 millones de hogares que hay en el país, 2.1 millones están conformados por personas sin parentesco.

7.- De acuerdo con la Sociedad Mexicana de Sexología Humanista Integral, cerca de 20% de la población mexicana tiene o ha tenido parejas del mismo sexo; además, según la Primera Encuesta Nacional sobre la Discriminación 2005, 94% de personas homosexuales se perciben discriminadas y 70% considera que la discriminación ha aumentado.

8.- La novedad es que las personas podrán acudir al Tribunal de los Contencioso Administrativo si las direcciones jurídicas y de gobierno de las delegaciones se niegan a aceptar y registrar solicitudes de sociedad en convivencia, como señala la ley.

9.- Se prevén sanciones, de acuerdo con la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, para los funcionarios que discriminen, actúen por omisión o negligencia.

10.- Los parientes consanguíneos en línea recta sin límite de grado o colaterales hasta en cuarto grado no podrán apegarse a esta ley.

...

En fin... si a pesar de esta información usted mi querid@ lector(a) ya está con su toga y capucha blanca y con un pie fuera de su sacrosanto hogar dispuesto a cazar (nótese la Z por favor) gays y hacer arder cruces en los patios de los hogares multicolores, pos ya no puedo hacer nada para evitar que se regodée en su ignorancia... allá uste'...

Si su principal argumento es que ¡¡¡Están destruyendo a la familia!!! (léase con entonación a la Ned Flanders por favor) sólo recuerde que hace 50 años decían lo mismo del voto femenino, y hace más de 70 de las mujeres que estudiaban y hace más de 200 de la abolición de la esclavitud y hace más de 500 de la difusión y creación de la cultura y el arte.

Asi que: amiguito gay!! felicidaes por esta pequeña gran victoria en contra de la discriminación (ora falta que se apruebe en todas las delegaciones y luego, que se lleve a otros estados).

y tu amiguit@ chilag@ straight!! da las gracias a la ley de Sociedades de Covivencia porque ahora algún día ya podrás hacerte del estéreo, la compu, la nave, o los DVD's de Don Gato de tu compañer@ de vivienda, sin que necesariamente tengas que buscar en el Google a qué chingaos se refería este último con la expresión Beso Negro...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario