30 de junio de 2007

E Q U I L I B R I U M

Dos años y la carne no se marchita... aunque a veces mi alma se deshoja.
Dos años y la sangre no se seca... aunque a veces ebullece demasiado.
Dos años y no me he levantado de este lugar... aunque a veces mi mente huye lejos.
Dos años sin perfecta iluminación... pero, con o contra mi voluntad, sigo en el camino.

Gracias a l@s que están.
Gracias a l@s que regresan.
Gracias a l@s que se fueron pero alguna vez pasaron por aquí.

Gracias por - aunque solo sea por un instante - presenciar el universo a través de mis marchitos ojos de cristal...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario